Tintin en el Congo

Moderador: pedrorey

Avatar de Usuario
pititone
Maharajá de Rawhajpurtalah (Rango 13º)
Maharajá de Rawhajpurtalah (Rango 13º)
Mensajes: 158
Registrado: 07 Oct 2008, 20:01
Ubicación: Barcelona

Tintin en el Congo

Mensaje por pititone » 04 May 2011, 22:18

Hola a todos,tengo una duda y estoy seguro que alguno de vosotros me sabreis responder,sabeis si se publico Tintin en el Congo en catalan?

Gracias

:eing: :eing: :eing:

Avatar de Usuario
Scardanelli
General Alcázar (Rango 34º)
General Alcázar (Rango 34º)
Mensajes: 2420
Registrado: 06 Jun 2008, 21:41
Ubicación: Barcelona

Re: Tintin en el Congo

Mensaje por Scardanelli » 04 May 2011, 22:56

Si, claro. Yo tengo uno. ¿Por que la duda? ¿No está en librerias?¿Lo han descatalogado? Supongo que te refieres a la versión en color. En blanco y negro está en Archivos Hergé en castellano, junto a Soviets y América. No me suena que saliera en catalán el Archivos Hergé.

Un saludo.
La vida sin música sería un error

Imagen
Blog para tintinófilos: http://stratonefh22.blogspot.com/
La web de mi colección: http://stratonefh22.jimdo.com/

Avatar de Usuario
pititone
Maharajá de Rawhajpurtalah (Rango 13º)
Maharajá de Rawhajpurtalah (Rango 13º)
Mensajes: 158
Registrado: 07 Oct 2008, 20:01
Ubicación: Barcelona

Re: Tintin en el Congo

Mensaje por pititone » 05 May 2011, 22:13

Gracias Tontin ,la pregunta era porque los tengo todos en catalan y en castellano en primeras ediciones y el otro dia estuve ordenandolos y me di cuenta que no lo tenia y creia que era porque no habia salido.........craso error!!!!!
Ya lo estoy buscando,si sabeis de alguno.............

Gracias :oops: :oops: :oops: :oops:

Avatar de Usuario
almarture
Bianca Castafiore (Rango 33º)
Bianca Castafiore (Rango 33º)
Mensajes: 1686
Registrado: 22 Feb 2010, 10:09

Re: Tintin en el Congo

Mensaje por almarture » 17 Jul 2011, 17:23

Sigo leyendo en orden cronológico (en blanco y negro) y tengo que decir que, dejando a un lado el hilo argumental, Congo introduce mejoras con respecto a Soviets ya que Hergé juega más con el tamaño de las viñetas, sobre todo introduciendo las verticales, para acentuar la sensación de altura o vértigo; tres viñetas en una fila, para imprimir velocidad; y en alguna página aparecen sólo cuatro, creando nuevos ritmos. Creo que esta huída de la rigidez de la primera aventura es un paso adelante. Además, introduce los cuadros de texto para situarnos rápidamente en las transiciones, creando mayor número de secuencias que en Soviets, ya no parece que todo transcurra en tiempo real, incluso alguno de ellos lo saca del cuadro de viñeta o lo hace circular. Además, desarrolla una historia paralela de Milú, que desaparece cuando cae por el precipicio y lo encuentra más tarde en la tribu de los pigmeos, provocando que cuando lo encuentra han pasado cosas sin que Tintin esté presente (en Soviets ocurre algo parecido al final cuando Milú se disfraza de tigre, pero la diferencia es que la ausencia de Tintin aquí no representa una historia paralela, ya que permanece encadenado). También la conspiración de Tom con el hechicero de los Babaorom hace que en una ocasión se utilice un cuadro de texto con un "Mientras tanto, en el campamento", que, aunque muy breve, representa también un cambio de escenario que no se había producido. Estas son mis impresiones, también decir que en el diccionario de nombres aparece el de Muganga, para mí no es un nombre, es un término para referirse a hechicero, que de hecho lo utilizan los Mhatuvu para referirse a Tintin, pero esto es solo mi opinión.
Catálogo de Tintin en España: http://www.catalogotintin.jimdo.com

Avatar de Usuario
Szut
Francisco de Hadoque (Rango 15º)
Francisco de Hadoque (Rango 15º)
Mensajes: 185
Registrado: 17 May 2011, 19:28

Re: Tintin en el Congo

Mensaje por Szut » 18 Jul 2011, 18:52

Tintín al Congo se publicó 5 veces en catalán con lomo amarillo i una sexta, en 1985, con lomo de tela. No tene referencias de la continuación.

Avatar de Usuario
Xifort
Allan Thompson (Rango 32º)
Allan Thompson (Rango 32º)
Mensajes: 1333
Registrado: 21 Abr 2007, 16:15

Re: Tintin en el Congo

Mensaje por Xifort » 18 Jul 2011, 21:16

Almarture, me ha encantado tu post!!!! Qué crack!!! :adorar: :adorar: :adorar:

Por cierto, Muganga, en swahili y otras lenguas bantúes, es hechicero (en inglés, más acertadamente se traduce como "witch doctor").
Es mi opinión, y yo la comparto

Avatar de Usuario
duran3d
Caraco (Rango 2º)
Caraco (Rango 2º)
Mensajes: 18
Registrado: 01 Sep 2011, 11:07

Re: Tintin en el Congo

Mensaje por duran3d » 01 Sep 2011, 18:09

Por cierto, no hace mucho he oído que en algunos países se han elevado peticiones para que Tintín en el Congo fuese prohibido por racista. Parece que la inquisición de lo políticamente correcto no descansa nunca. Al final va a acabar siendo casi tan proscrito como lo fuera Tintín en el país de los Soviets.

Avatar de Usuario
Tintín
Laszlo Carreidas (Rango 18º)
Laszlo Carreidas (Rango 18º)
Mensajes: 272
Registrado: 12 May 2008, 08:23
Ubicación: Azuqueca de Henares

Re: Tintin en el Congo

Mensaje por Tintín » 02 Sep 2011, 23:08

En Italia ''Congo'' sigue siendo legal, porque me he agenciado uno con ''Soviets'' :mrgreen:

Avatar de Usuario
Xifort
Allan Thompson (Rango 32º)
Allan Thompson (Rango 32º)
Mensajes: 1333
Registrado: 21 Abr 2007, 16:15

Re: Tintin en el Congo

Mensaje por Xifort » 04 Sep 2011, 19:29

duran3d escribió:Por cierto, no hace mucho he oído que en algunos países se han elevado peticiones para que Tintín en el Congo fuese prohibido .
Sin encambio, Mein kampf, no.
Es mi opinión, y yo la comparto

Avatar de Usuario
Paulus
Rackham el Rojo (Rango 14º)
Rackham el Rojo (Rango 14º)
Mensajes: 162
Registrado: 01 Sep 2011, 14:21

Re: Tintin en el Congo

Mensaje por Paulus » 15 Oct 2011, 21:46

Sigo con mis 'notas de lectura', una tras otra. Vamos hoy con Tintín en el Congo. Dos aclaraciones iniciales: cuando lo leí de niño fue uno de los que menos me gustaron, y hoy sigue siendo uno de los que menos me gustan. Un caso raro. No es que me disguste, pero simplemente, me gusta poco, en comparación con otros álbumes. Aunque creo que me gusta más que Tintín en América, lo que también es curioso. La segunda aclaración es que la primera vez que lo leí fue en la versión en color de 62 págs. de 1946 (creo), y es la que sigo ahora. Más tarde encontré en la biblioteca pública de mi niñez el tomo primero de los Archivos Hergé y repasé por encima el Congo original, pero como no encontré diferencias en el relato, y prefería el dibujo de la versión de los años cuarenta, pues simplemente pasé por alto el original (imperdonable omisión para un purista o un verdadero tintinólogo, sin duda).
Es una historia que progresa a salto de mata, con profusión de incidentes concatenados, muchos sin relación entre sí, pero dispone de un cierto hilo conductor o intriga asociada a la figura de ese malo recurrente que primero aparece como polizón a bordo del barco que lleva a nuestros amigos a África, y luego se nos cruzará en el relato. El hecho de que este malo sea un gangster a las órdenes de Al Capone sirve para enlazar muy bien con la siguiente aventura (esto se ve muy bien en las últimas páginas), y supongo que le sirve a Hergé de consolación durante la larga aventura africana, ya que su idea inicial había sido enviar a Tintín a América nada más regresar del país de los Soviets.
La viñeta inicial del álbum de 62 páginas es una delicia para los tintinófilos, llena de guiños, como la presencia en el andén de Quique y Flupi, de los Hernández y Fernández, y como periodistas, del mismo Hergé, de Jacobs y de un tercero que creo haber visto más de una vez, con abundante pelo algodonoso, y que no identifico correctamente (¿van Melkebeke?). Si no fuera por esta reunión de amigos para iniciados, esta primera viñeta sería una repetición de la primera de los Soviets. Comienza el periplo en barco, centrado en Milú, que sufre todas las dificultades, especialmente relacionadas con un inquietante loro, el primero de una larga serie (los de la Oreja, El tesoro, Las joyas), hasta revelar la presencia del polizón a bordo. Se trata, por cierto, de un buque especializado en el tráfico colonial, porque salvo el médico todos los miembros de la tripulación son negros. Recuerdo que de niño, la primera vez que lo leí, me molestaba un poco, como forzado, o inverosímil, el hecho de que a Tintín y a Milú todo el mundo los conociera y los reverenciara como héroes en el Congo, incluso nada más llegar. Como aún no hay capitán Haddock, el pobre Milú debe sufrir todas las desventuras imaginables para amenizar el relato (esto me molestaba también): vimos su mosquitera en la pág. 2, pero inexplicablemente, su dueño se olvidó de ponérsela y las consecuencias llenan la página 10. Como luego en América, los representantes de la prensa llegan para tentar a Tintín con ofertas suculentas (p. 11). ¿Para qué ha ido Tintín al Congo? Como tantos europeos de su tiempo, para vivir aventuras y cazar, ante todo. Debido a esto, los incidentes, uno detrás de otro, que van formando el relato se relacionan, ya con los peligros de la caza (donde los animales son “los malos”, aun sin darse mucha cuenta- como los cocodrilos de las pp. 12-14), o con las conspiraciones del verdadero malo oficial de la historia, el polizón al que Milú reconoce en la pág. 14 y que parece tener alguna razón inconfesable para crear dificultades a nuestro héroe. El pequeño guía local Cocó no resulta de mucha ayuda: es bastante inexperto y desvalido; por casualidad, los animales (en este caso unos invisibles monos que actúan como deus ex machina) salvarán a Tintín del malo, por ahora. La caza prosigue (el episodio de los antílopes y el del mono que rapta a Milú) y el malo se fuga, libre para plantar nuevas asechanzas a nuestros amigos. Recuerdo que de niño me fascinaba, literalmente, con un sentimiento muy ambiguo, la comicidad de Tintín rescatando a Milú disfrazado de mono, y su interacción con el mono real, pero al mismo tiempo consideraba la desenvoltura con la que nuestro héroe, sin vacilar, había dado muerte a un mono para desollarlo y ponerse su piel como disfraz, todavía calentita… algo que hace pensar y resulta bastante fuerte. El camino prosigue, se cruza con la vía férrea, y el incidente del tren nos permite empezar a conocer a los habitantes del país: retratados como caricaturas, se nos convida a reír por la pinta que tienen portando, muchos de ellos medio desnudos, las más diversas ropas occidentales. Unos lugareños llevan a Tintín a presencia de un reyezuelo local y se le invita a la caza del león, nueva excusa para retomar las aventuras con las “bestias” (en este caso, la suerte quiere que Milú quede por encima del desventurado león). Lo precario del relato queda al descubierto cuando, acabada la partida de caza del león, Tintín regresa a la aldea: ya no se vuelve a ver al reyezuelo de antes, sino que ahora el poblado parece regido por un intrigante y deshonesto hechicero local, que no cree en su propia magia, detesta a sus vecinos y se deja convencer de muy buen grado, por el omnipresente “malo oficial” de la historia, para tramar la ruina de nuestro héroe. La intriga del robo del fetiche se resuelve con la tecnología audiovisual de la época (por separado, el sonido y las imágenes, y eso que en 1931 el cine sonoro ya hacía estragos por Europa), y los Babaorom piden en la pág. 27 a Tintín que acepte ser su jefe (¿en substitución del hechicero expulsado?, ¿no es una desconsideración con aquel rey suyo que se nos presentó en la pág. 21?). Como “blanco sabio”, Tintín se estrena en su nuevo oficio haciendo justicia, como Sancho en la ínsula, y aumenta su prestigio como taumaturgo, aprovechando la ignorancia de los habitantes del mismo modo que lo hacía el hechicero expulsado para quedar por encima de ellos (¿qué le costaba explicarles el valor del fármaco empleado?). No cabe ver en ello, a pesar de todo, malignidad alguna: simplemente, el relato es demasiado infantil, demasiado ingenuo, para tener una oculta intención denigratoria o ridiculizadora de los indígenas congoleños. Sigue el episodio de la guerra con el pueblo rival, resuelta con ayuda de la tecnología (cuyo funcionamiento nuevamente Tintín prefiere no explicar a los lugareños). Nuevas asechanzas de los malos. Neutralizado el ex-hechicero, queda el osado gangster, cuya barba sigue creciendo, y que prepara a Tintín una trampa letal aprovechando la marea del río y el hambre de unos cocodrilos. Entra en el relato, para salvar in extremis a nuestro héroe, el sacerdote de la misión. Antes de llegar a ella, asistiremos al escalofriante y cómico incidente de la boa que se traga a Milú… y que resulta horrible, pensando en la serpiente, por la forma de destriparla y de acabar con ella. Los misioneros, ingrediente típico de los relatos coloniales, representan también un elemento propagandístico teniendo en cuenta que estas aventuras se publicaban en un diario católico militante. La lección de Tintín en el álbum de 62 páginas se ha vuelto más neutra (ya no es propaganda patriótica, sino inofensiva aritmética elemental). Ahora se trata de ir poniendo en apuros a Tintín, para que demuestre su temple, sus reflejos y su ingenio: ante un leopardo domesticado, contra un elefante duro de pelar (del que sólo se buscaba el marfil, claro). Entre cascadas y desfiladeros se desarrolla el duelo definitivo con el “malo oficial” (¡recuerdo que un amigo no muy metido en el universo Tintín, al ver estas páginas, me preguntó si era Haddock ese barbudo contra el que luchaba Tintín!). La historia prosigue, deslavazada, con el episodio de los pigmeos, la captura de otro malo que orienta el relato hacia Al Capone y Chicago (¡que fácilmente cantan los malos, por cierto!, p. 52), y un final provisional de la historia en la pág. 53. Curioso, que Tintín se quedara aún más tiempo en África, tras haber sido informado de la pista americana. Pero es que aún quedan más aventuras con las que demostrar su ingenio, frente a un leopardo (esta vez salvaje, p. 54), unas jirafas (p. 55), un rinoceronte ¡volado con dinamita! (p. 56, ya vi la rehecha para escandinavos escandalizados), y por último, se tienen que mezclar en una estampida de búfalos (tema que hace pensar en América), de la que se salvarán de milagro, gracias a un avión que llega justo en el momento crítico. Creo que el humor, el sentido de la improvisación y el desenfado de este relato tienen mucho que ver con el cine de entretenimiento de la época: no sólo los gags que recuerdan películas de humor de Chaplin, porrazos y persecuciones desenfrenadas de los Keystone cops y Mack Sennett, etc., sino ante todo las “crueldades con los animales” a las que era aficionado otro héroe popular de la época, el ratoncito Mickey, de Disney. En estas “crueldades” cómicas, lo principal era apreciar el ingenio y el desenfado del héroe al servirse de otros animales (esto se ve bien en Steamboat Millie, cuando Mickey martiriza a un gato y otros animales para hacer música con ellos, por ejemplo).
El álbum era, al parecer, muy popular, y por eso pienso que Hergé hizo de él una versión en color, pero en el fondo el arte del relato y el dibujo no han evolucionado gran cosa desde los Soviets. La velocidad ha sido substituida por los animales como gran fuente de gags, principalmente. Y en cuanto a las polémicas posteriores, todos tienen algo de razón, aunque personalmente lo que veo más escandaloso del álbum es su carácter algo “chapucero”, simplemente, por encima del colonialismo, paternalismo, etc., que creo se tratan sin mala intención, como recursos cómicos y convenciones de género, algo paródicas, y poco pensadas en todo caso.

Avatar de Usuario
Xifort
Allan Thompson (Rango 32º)
Allan Thompson (Rango 32º)
Mensajes: 1333
Registrado: 21 Abr 2007, 16:15

Re: Tintin en el Congo

Mensaje por Xifort » 16 Oct 2011, 18:08

Gran análisis, me quedo con eso de que es algo chapucero, en comparación con obras posteriores.

Y un par de acotaciones:
-Efectivamente es Van Melkebeke el que acompaña a Hergé y Jacobs en el andén.
-El barco retratado (al menos en su ed en b/n) era el Thysville, que haciá la travesia entre la metrópoli y la colonia. No lo sé a ciercia cierta, pero no me extrañaría que en su tripulación hubiese gran proporción de marineros de color.
-De hecho, Tintín va al Congo a efectuar una serie de reportajes periodísticos, ya que cuando le intentan fichar para otros periódicos, dice que ya está comprometido. Incluso al final filma algún que otro documental.

Y, finalmente, la escena del rinoceronte y la dinamita es la leche ¡qué tío más bruto!
Es mi opinión, y yo la comparto

Avatar de Usuario
Havilland
General Tapioca (Rango 8º)
General Tapioca (Rango 8º)
Mensajes: 75
Registrado: 16 Sep 2011, 15:58

Re: Tintin en el Congo

Mensaje por Havilland » 16 Oct 2011, 22:48

Muy buen analisis Paulus, en general comparto toda tu opinión sobre el album. Espero por tu siguiente 'nota de lecura' bien_:

Me consta (recuerdo haber visto alguna fotografía) que tanto en el Thysville, como en el resto de barcos que formaban la "CMBC" (Compagnie Belge Maritime du Congo) una gran parte de la tripulación era de color, nativos de la colonia.

Hasta pronto,
Havilland

Avatar de Usuario
Szut
Francisco de Hadoque (Rango 15º)
Francisco de Hadoque (Rango 15º)
Mensajes: 185
Registrado: 17 May 2011, 19:28

Re: Tintin en el Congo

Mensaje por Szut » 17 Oct 2011, 11:51

Xifort escribió:
-El barco retratado (al menos en su ed en b/n) era el Thysville, que haciá la travesia entre la metrópoli y la colonia ...
Efectivamente, como dice Xifort, era el Thysville. Queda reflejado en la primera viñeta de la edición en B/N :

Imagen

Imagen

y en la primera de la página 15 de la misma edición podemos ver el dibujo "casi calcado" de la imagen que aparece en el cartel publicitario de la naviera CBMC

Imagen

Imagen

Finalmente, como menciona Havilland, las tripulaciones de estos barcos en esa epoca, estaban formadas por gran parte de nativos por el bajo coste que les representaba a la compañia.
Última edición por Szut el 17 Oct 2011, 15:19, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Paulus
Rackham el Rojo (Rango 14º)
Rackham el Rojo (Rango 14º)
Mensajes: 162
Registrado: 01 Sep 2011, 14:21

Re: Tintin en el Congo

Mensaje por Paulus » 17 Oct 2011, 13:58

Xifort escribió: -Efectivamente es Van Melkebeke el que acompaña a Hergé y Jacobs en el andén.
Gracias por confirmármelo, da gusto la gente que sabe bien las cosas. Y me alegra que te haya gustado mi 'nota de lectura'.

Avatar de Usuario
Paulus
Rackham el Rojo (Rango 14º)
Rackham el Rojo (Rango 14º)
Mensajes: 162
Registrado: 01 Sep 2011, 14:21

Re: Tintin en el Congo

Mensaje por Paulus » 17 Oct 2011, 14:01

Xifort, Havilland, Szut:
No tenía ni idea de la existencia del Thisville, muchas gracias por la información al respecto (esto es lo que me encanta de este foro, el nivel de conocimiento especializado del personal, lo mucho que se aprende con vosotros).
Y me alegra, Havilland, que te haya parecido interesante mi análisis. Pronto volveré a la carga con otro. Me parece que me dan ganas de meterme a revisitar la aventura lunar, ahora.

Responder

Volver a “Tintín en El Congo”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado