Tintin y el cangrejo de las pinzas de oro

Moderador: pedrorey

Avatar de Usuario
Frakamor
Wronzoff (Rango 11º)
Wronzoff (Rango 11º)
Mensajes: 113
Registrado: 17 Abr 2012, 15:41
Ubicación: Sevilla

Re: Tintin y el cangrejo de las pinzas de oro

Mensaje por Frakamor » 27 May 2012, 10:48

El cangrejo de las pinzas de oro supone un punto de inflexión enorme en las aventuras de Tintín. Hasta ahora el personaje había dado para maravillosas obras, con su perro Milú y la compañía de los Dupondt había sido capaz de afrontar mil peligros... Hergé dibujó el álbum que aquí nos ocupa de manera inesperada, su verdadera obra, la que tenía en mente -Tintín en el país del oro negro- tuvo que aparcarla a causa de la guerra. En gran medida me alegro de que hubiera sido así. Quiero decir que, con la IIGM, al tener Hergé que evitar las referencias directas con la actualidad, sus aventuras adquirieron un carácter puramente evasivo, es por ello que los cómics realizados durante la guerra parecen de aventuras más clásicas y puras.

No sé si Hergé tenía pensado hacer El cangrejo de las pinzas de oro estallase la guerra o no, pero que lo hiciese fue un acierto total. No solamente porque sea uno de los cómics más trepidantes, más cinematográficos, sino porque con él incorpora a mi querido capitán Haddock, el personaje más conseguido, más logrado y más humano de toda la serie. Mientras que Tintín es un esquema o héroe arquetípico -como esa especie de ese paisaje arquetípico del que habla Ortega y Gasset- y nos sirve para guiarnos en la aventura, mientras que los Dupondt y el profesor Tornasol responden más a una caricatura cómica, Haddock, en cambio, posee una serie de características humanas únicas. Pero no hablaré de Haddock únicamente, esto lo haré en la sección de Personajes.

Retomando esta aventura, es la segunda vez que Tintín llega al desierto. Esta vez lo hace tras verse involuntariamente metido en un turbio asunto de traficantes de opio en latas de cangrejo en conserva, asunto que guarda cierta relación con el de un marino ahogado. El reportero indaga y termina preso en las bodegas del mercante Karadboujan que es comandado por el contramaestre Allan. Logra escapar y es cuando se encuentra, de pura casualidad a Archibaldo Haddock, y es cuando a mí se me encoge el alma. ¿Haddock? ¿Mi querido capitán Haddock? ¿El hombre que estaba dispuesto a morir por salvar a su compañero en el Tíbet, el hombre que afrontaba serenamente la tempestad rumbo de las frías aguas del Ártico? No puede ser el mismo que veo aquí. La aparición del capitán no le hace justicia. Vemos un hombre decrépito, humillado y degenerado por el alcohol, un hombre que no es consciente de que se está autodestruyendo y que ha perdido toda su dignidad, quedando relegado a un mísero patán. Pero es aquí cuando, con lo ayuda de Tintín, resurga de sus cenizas como el hombre invencible y valiente que es, capaz de enfrentarse a Allan y a toda su tripulación, capaz de cargar fusil en mano contra los bereberes. Al principio, la relación es ciertamente distante entre ambos, no tienen mucha confianza en uno con el otro, ha sido un encuentro casual, incluso Haddock llega a ser tan peligroso como los villanos. Primero quema los remos, después hace derribar el avión, luego intenta estrangular a Tintín, bien es cierto que no hace nada de eso malintencionadamente. Más tarde, en la ciudad marroquí, el lector vuelve a conmoverse viendo cómo el pobre capitán aguanta valiente la paliza que le dan y evitando poner en peligro a Tintín. Es aquí cuando el lector observa que el bravo capitán es mucho más que un borracho lamentable, es aquí cuando se gana el favor del público (aunque acto seguido vuelve a cagarla -_- ). La persecución final nos da a entender que Haddock todavía está lejos de convertirse en un protagonista de la misma importancia que el propio Tintín, puede que Hergé todavía no tuviese claro si hacer de Haddock el segundo protagonista de la serie.

Una cosa que me llamó mucho la atención desde el primer momento es la rapidez con la que se lee este cómic, mientras que otros cómics puedo tardar casi una hora leyéndolos (me detengo mucho a observar detenidamente los dibujos y me paro a ver cómo desarrolla poco a poco la trama), éste lo termino en media... Creo que se debe a la gran cantidad de viñetas sin texto, o a las viñetas grandes de una página entera. La cosa es que es un ritmo frenético el que posee. Me encanta sobre todo esa parte en la que la avioneta desciende sobre la barca volcada de nuestros amigos, o el ataque de los berberes. Por cierto, está muy bonita la ciudad ficticia marroquí que dibuja, es un gustazo ver las calles de la kasbah, los minaretes, los arcos... Me gusta mucho el arte árabe abdallah_
Un poco más al Oeste

Avatar de Usuario
Frakamor
Wronzoff (Rango 11º)
Wronzoff (Rango 11º)
Mensajes: 113
Registrado: 17 Abr 2012, 15:41
Ubicación: Sevilla

Re: Tintin y el cangrejo de las pinzas de oro

Mensaje por Frakamor » 27 May 2012, 10:53

Ah, en cuanto a lo del puerto. Bueno, Tintín vive en Bruselas. A lo largo de las aventuras se hacen alusiones más que evidentes, y me parece que se llega a decir abiertamente en Tintín en el país de los soviets, en Tintín en el Congo y en determinadas calles y barrios. Yo he estado en Bruselas y se puede hacer un recorrido turístico por los sitios en los que Tintín ha estado (el mercado callejero, por ejemplo) y la calle de Bruselas que sirvió de modelo para la Calle del Labrador. El puerto que vemos en El cangrejo de las pinzas de oro seguramente sea Amberes, que en coche está menos de una hora de camino de Bruselas.
Un poco más al Oeste

Responder

Volver a “El Cangrejo de las Pinzas de Oro”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado