Objetivo: La Luna

Moderador: pedrorey

Avatar de Usuario
Havilland
General Tapioca (Rango 8º)
General Tapioca (Rango 8º)
Mensajes: 75
Registrado: 16 Sep 2011, 15:58

Re: Objetivo: La Luna

Mensaje por Havilland » 28 Sep 2011, 21:55

Acabo de ver por primera vez la plancha y como bien dice mirphiss su acabado es muy similar al de la bidón. La plancha es muy bonita, con muchos de los estereotipos de la sociedad americana de la época dibujados de forma sublime. Lástima que la pesima calidad de la imagen me impidiese apreciar bien los textos... llorando_
Havilland

Avatar de Usuario
almarture
Bianca Castafiore (Rango 33º)
Bianca Castafiore (Rango 33º)
Mensajes: 1686
Registrado: 22 Feb 2010, 10:09

Re: Objetivo: La Luna

Mensaje por almarture » 14 Oct 2011, 13:05

Subo de nuevo las imágenes del primer número de Din Dan. Si alguien es curioso puede ver que ni los cuadros de diálogo coinciden, lo que significa que en algunas viñetas hay más fondo del original. Otras viñetas se han agrandado, con imágenes que no aparecen en el original. Sigo sin entender de donde sacaron el material, a menos que como dice Xifort lo calcaran y lo completara algún dibujante de Bruguera.

Imagen

Imagen
Catálogo de Tintin en España: http://www.catalogotintin.jimdo.com

Avatar de Usuario
Paulus
Rackham el Rojo (Rango 14º)
Rackham el Rojo (Rango 14º)
Mensajes: 162
Registrado: 01 Sep 2011, 14:21

Re: Objetivo: La Luna

Mensaje por Paulus » 14 Oct 2011, 15:15

¡Asombroso documento este de Din Dan!
Me parece increíble (y un pequeño trabajo de chinos) que osaran cambiar los 'globos' y reconstruir trocitos de viñeta que quedaban cubiertos por los textos originales. Estas cosas hoy en día ya no se hacen...

Avatar de Usuario
dani
Wronzoff (Rango 11º)
Wronzoff (Rango 11º)
Mensajes: 105
Registrado: 15 Ago 2010, 23:24

Re: Objetivo: La Luna

Mensaje por dani » 14 Oct 2011, 16:29

Que horroroso queda ese recorte del bocadillo en la ultima viñeta del primer scan, parece que el coche no tiene un techo definido¡ pensativo:_
♪♫Tu la cerveza,Yo la espuma.♪♫

Avatar de Usuario
Miguel
Allan Thompson (Rango 32º)
Allan Thompson (Rango 32º)
Mensajes: 1062
Registrado: 20 Abr 2008, 10:18

Re: Objetivo: La Luna

Mensaje por Miguel » 14 Oct 2011, 20:48

almarture escribió:Subo de nuevo las imágenes del primer número de Din Dan. Si alguien es curioso puede ver que ni los cuadros de diálogo coinciden, lo que significa que en algunas viñetas hay más fondo del original. Otras viñetas se han agrandado, con imágenes que no aparecen en el original. Sigo sin entender de donde sacaron el material, a menos que como dice Xifort lo calcaran y lo completara algún dibujante de Bruguera.
No es de extrañar que no coincidan los dialogos, si os fijáis abajo a la izquierda los derchos son de Casterman no de Juventud, por lo que es de suponer que se trata de una traducción distinta hecha por Bruguera (?).

Avatar de Usuario
almarture
Bianca Castafiore (Rango 33º)
Bianca Castafiore (Rango 33º)
Mensajes: 1686
Registrado: 22 Feb 2010, 10:09

Re: Objetivo: La Luna

Mensaje por almarture » 15 Oct 2011, 08:31

Si, la traducción es distinta, tampoco coincide con la de Blanco y Negro, pero lo que más me sorprende es que el tamaño de los bocadillos no coincide con el libro original, ni con lo publicado en la revista Tintin. Si alguien puede coger el título de Juventud para compararlo tranquilamente (son casi las primeras cuatro páginas), verá que no coinciden y que hay fondos y personajes nuevos.
Catálogo de Tintin en España: http://www.catalogotintin.jimdo.com

Avatar de Usuario
Szut
Francisco de Hadoque (Rango 15º)
Francisco de Hadoque (Rango 15º)
Mensajes: 185
Registrado: 17 May 2011, 19:28

Re: Objetivo: La Luna

Mensaje por Szut » 15 Oct 2011, 11:02

Y muchas viñetas estan recortadas por los laterales.

Avatar de Usuario
Chester
Bianca Castafiore (Rango 33º)
Bianca Castafiore (Rango 33º)
Mensajes: 1636
Registrado: 11 Abr 2007, 17:37
Ubicación: Gran Canaria
Contactar:

Re: Objetivo: La Luna

Mensaje por Chester » 15 Oct 2011, 12:26

Me hace gracia que Milú sea celeste meparto_

Hasta pronto
¡Fidji…! ¡Fidji…! ¡Fidji…! ¡Buldú, buldú, buldú! ¡Aya, aya, ayayaaa!

Avatar de Usuario
Tornasola
Doctor J. W. Müller (Rango 31º)
Doctor J. W. Müller (Rango 31º)
Mensajes: 992
Registrado: 23 Nov 2007, 14:42

Re: Objetivo: La Luna

Mensaje por Tornasola » 15 Oct 2011, 18:38

Bueno, todo cambia de color: el jersey del capitán, el avión rojo se vuelve naranja, la pared de Moulinsart, primero roja, luego verde se vuelve amarilla, el propio espejo, el coche, ... algo se habían fumado ejem_:

Avatar de Usuario
Miguel
Allan Thompson (Rango 32º)
Allan Thompson (Rango 32º)
Mensajes: 1062
Registrado: 20 Abr 2008, 10:18

Re: Objetivo: La Luna

Mensaje por Miguel » 16 Oct 2011, 10:02

Tornasola escribió:Bueno, todo cambia de color: el jersey del capitán, el avión rojo se vuelve naranja, la pared de Moulinsart, primero roja, luego verde se vuelve amarilla, el propio espejo, el coche, ... algo se habían fumado ejem_:
meparto_: meparto_: meparto_: meparto_:

Avatar de Usuario
Xifort
Allan Thompson (Rango 32º)
Allan Thompson (Rango 32º)
Mensajes: 1333
Registrado: 21 Abr 2007, 16:15

Re: Objetivo: La Luna

Mensaje por Xifort » 16 Oct 2011, 18:20

Bueno, parece una versión "creativa" meparto_:
Es mi opinión, y yo la comparto

Avatar de Usuario
manoskelly
Irma (Rango 3º)
Irma (Rango 3º)
Mensajes: 23
Registrado: 22 Sep 2011, 11:36

Re: Objetivo: La Luna

Mensaje por manoskelly » 17 Oct 2011, 12:11

No es el único caso. La primera vez que se publicó una aventura del Teniente Blueberry fue en las páginas de una revista de Bruguera, creo que Gran Pulgarcito o algo así, y también habían modificado textos, tamaños de bocadillos... algo increible!

Avatar de Usuario
Xifort
Allan Thompson (Rango 32º)
Allan Thompson (Rango 32º)
Mensajes: 1333
Registrado: 21 Abr 2007, 16:15

Re: Objetivo: La Luna

Mensaje por Xifort » 17 Oct 2011, 19:22

Y ahora que me fijo... la primera viñeta: Tintín y el capitán vuelven "de un viaje de turismo" disparar_: mazo_ ejem_: facepalm:_
Es mi opinión, y yo la comparto

Avatar de Usuario
Paulus
Rackham el Rojo (Rango 14º)
Rackham el Rojo (Rango 14º)
Mensajes: 162
Registrado: 01 Sep 2011, 14:21

Re: Objetivo: La Luna

Mensaje por Paulus » 02 Nov 2011, 18:05

Bien, hoy me meto con la aventura lunar, comenzando por Objetivo: la Luna. Desde la primera vez que lo leí éste es para mí, por alguna curiosa razón, el “álbum azul” de Tintín, supongo que porque tanto Tintín como Haddock llevarán monos de ese color en la base, pero sobre todo por el inolvidable blueprint de la página 35, cuya aparición en un cómic me impresionó tanto entonces como algo totalmente imprevisto (y me tuvo fascinado un buen rato, examinándolo).
Las primeras páginas de la historia nos ofrecen la última ocasión de disfrutar del arte de Hergé casi en estado puro de ejecución, antes de la llegada de Bob de Moor como auxiliar. Compartimos la alegría del buenazo de Néstor al ver regresar a nuestros amigos a Moulinsart, recién restaurado (el regreso es desde el país del oro negro, y la restauración se hizo necesaria para reparar los desperfectos ocasionados por las explosivas experiencias de Tornasol). Tornasol es, precisamente, el centro del relato aquí. Milú aún no se quiere llevar bien con el gato. El misterio se acumula sobre la suerte del profesor, que cita a nuestros amigos en Sildavia, nada menos. Esto complace a los lectores de Cetro, pero al mismo tiempo no dejaremos de plantearnos algunos incómodos interrogantes: ¿qué ha pasado en Sildavia desde los días del rey Muskar? Cabe pensar que si el país siguiera siendo una monarquía, Tintín, caballero de la orden del Pelícano de Oro, debería haber sido recordado y festejado como se merece a su llegada: en aquella aventura, cuando llegó por primera vez a Sildavia “de la mano” de otro profesor, Tintín salvó la independencia de aquella nación frente al expansionismo bordurio. Y luego, uno aprecia esta frialdad en las relaciones de esa patria ingrata hacia nuestro intrépido reportero (más extraño resultará todavía en el Asunto). De momento, el recibimiento acumula tensión y pequeños incidentes, como el “choque cultural” del pobre capitán, incomprendido en este país de “bebes-sin-sed”, o sea, de amantes del agua embotellada. Una observación: ¿marca alguna pausa o sirve para distinguir algo la firma de Hergé que encontramos en la última viñeta de la página 6? Algo llamativo; ¿tal vez indica que DeMoor entró a colaborar en el entintado de la siguiente?
Conocemos a Wolff tan sonriente (de momento), el profesor nos presenta su trompetilla, y Hergé comienza a intercalar el relato con los progresos del malo que nos fue presentado en el aeropuerto, para ir alimentando la intriga (¿a qué potencia sirve?, ¿a Borduria?, ¿o a una organización criminal?). Podemos ir constatando ya que, probablemente, la doble aventura lunar es, de toda la serie Tintín, donde los textos ocupan más espacio en las viñetas (tal vez si se contaran, habría como un 30% más de palabras que en la media del total de álbumes). Hay mucho que explicar, Hergé aborrece la vaguedad, su “línea clara” no va sólo de dibujo, y ningún punto debe quedar al azar en el relato, en el que Hergé se propone llevar de la mano a sus jóvenes lectores e impedir a toda costa que nadie se pierda ni en una sola viñeta: siempre se debe saber muy bien qué está pasando, de qué se trata, qué cabe esperar que suceda a continuación, etc., y con este tema lleno de cosillas técnicas toda precaución es poca.
En la página 10 conocemos a Baxter, director del complejo, hombre serio, trabajador, enérgico, que nunca nos llegará a caer muy bien (demasiado distante, quizás), pero en quien admiramos la integridad y la convicción. En las siguientes páginas, Hergé comienza a alternar gags (confusión entre pipa y trompetilla, hilarante aparición de Haddock cubierto de espuma como una especie de “abominable hombre de las nieves”) y explicaciones sobre el proyecto (amenizadas por las postillas de Haddock y otros pequeñitos gags, tropiezo del Capitán al final de la p. 13, tropiezo de Milú al final de la p. 14, tropiezo de Tornasol al final de la p. 16, no muy originales). Sigue la violación nocturna del espacio aéreo y el lanzamiento de paracaidistas, la “entrada sensacional” (Milú dixit) de los Hernández y Fernández, que vienen a reforzar el contingente de amigos de Tintín a bordo del proyecto, la bienvenida excursión de Tintín para combatir la claustrofobia (recuerdo que de niño me agradaba realmente volver a ver los cielos azules, el aire libre, y la cantidad de oseznos glotones de las pp. 20-21 me hacía abrir los ojos enormemente y repasar una y otra vez cada detalle de estas graciosas viñetas). Admiramos la intuición de Tintín, que a punto está de hacerse con los intrusos y evitar el robo de información, pero quedamos en tensión cuando disparan a nuestro héroe y debemos aguardar un montón hasta que se nos confirme que está fuera de peligro (entre medias Hergé no tiene problema en incorporar el surrealista gag del esqueleto, pp. 23-25, nada menos, y nosotros pendientes del balazo que le han metido a Tintín, razón por la que creo que el gag no acaba de funcionar del todo, así colocado). Por lo demás, me maravilla que un simple “rasguño” de bala en la cabeza pudiera tener a Tintín “varias semanas” en cama, de la que sale a tiempo para presenciar el lanzamiento del cohete experimental. Toda la secuencia tiene sus alivios cómicos (Milú estorba un poco en la p. 27, los Hernández y Fernández siguen emperrados con el misterio del esqueleto en la p. 28, Haddock hace un poco el payaso en la p. 29, pierde y recupera su pipa en las pp. 30-31), pero creo que eran innecesarios porque la aventura había tomado la delantera a estas alturas y seguirla en sus menores detalles constituiría ya suficiente material para estas páginas, que culminan en la destrucción del cohete experimental para evitar que caiga interceptado en manos enemigas. A cuenta de toda la secuencia, muy cinematográfica (y aquí, visualmente y por las numerosas cuentas atrás, el referente es ante todo La mujer en la Luna de Fritz Lang), vemos que el pobre Tornasol sufre mucho, se exalta demasiado, y es que si nunca lo habíamos visto tan “pasional”, es porque nunca lo habíamos visto trabajar “en lo suyo”, dedicado a su pasión, la ciencia.
Por cierto, ya desde la primera vez que, con diez años, leí esta aventura, me maravilló algo sobre Tornasol: que fuera un sabio de verdad, no un inventorcillo excéntrico de submarinos de bolsillo y pintorescas pero poco profesionales máquinas de planchar la ropa como cuando nos fue presentado, sino todo un físico atómico capaz de recibir un encargo tan importante y de llevarlo a cabo. Como si hubiera una distancia casi insalvable entre el conquistador de la Luna y el hombre que juega con patines en Stock. Creo ahora que es un rasgo de genio muy de Hergé: sus personajes son tan auténticos, tan ricos, tan plásticos, que Tornasol, del que en verdad ignoramos tantas cosas, sirve tan bien para una cosa como para la otra.
Ahora viene el encadenamiento largo del ensayo del traje lunar con el Capitán como conejillo de indias, el gran enfado antológico de Tornasol (del que no lo creíamos capaz), que nos sirve de pretexto para realizar una visita del cohete en avanzada construcción bastante más amena de lo previsto, el incidente de la amnesia temporal y los graciosos intentos del Capitán por curar al Profesor. Después de este largo episodio, regresan las elipsis y ya todo queda “visto para sentencia”: últimos preparativos, últimas asechanzas de los malos, últimas vacilaciones del Capitán, y se encadena la bella secuencia nocturna del embarque y el lanzamiento del cohete, admirablemente exprimida, con muy buen ritmo y sentido del suspense, realzando los gestos (como la despedida de Tornasol que saluda con el sombrero), y aderezado todo con lujosos dibujos de gran formato, en uno de los cuales (p. 61) se intuye la localización geográfica de Sildavia en los Balcanes y uno se fascina de reconocer el mapa (incluida la costa del Levante español y el norte de África) en un inusual y hermoso escorzo. El final está tan bien dirigido, tan bien graduado y resulta tan solemne, tan pleno de un elevado sentido del espectáculo, que pone la carne de gallina y nos hace olvidar, con la poderosa autoridad fascinadora del arte, que los lanzamientos espaciales se hacen a plena luz del día y otros pequeños detalles en que la vida real demuestra no estar a la altura del cómic. El tono de esta aventura es, lo hemos comprendido ya, distinto. Manejado este material por otro autor menos hábil, daría la impresión de que nuestros amigos tan familiares representaban un papel como astronautas, o que asistíamos a una aventura diferente en la que los personajes llevaban caretas de Tintín, Haddock, Tornasol, etc. Pero no es así. Aunque la situación es distinta, los protagonistas son inconfundiblemente ellos, aunque el tono es otro, las explicaciones y el esfuerzo de divulgación científica sume la historia en un ambiente más tenso y más serio y más formal, seguimos estando en el “mundo de Tintín”, sin duda. Y eso es, a mi juicio, muy difícil: integrar ambas cosas así dudo que otros lo hubieran conseguido como lo hizo Hergé. Y por cierto, nunca un final de álbum doble fue tan dramático ni indujo tantas ganas de hacerse con la continuación para seguir leyendo... Continuará, claro.

Avatar de Usuario
Miguel
Allan Thompson (Rango 32º)
Allan Thompson (Rango 32º)
Mensajes: 1062
Registrado: 20 Abr 2008, 10:18

Re: Objetivo: La Luna

Mensaje por Miguel » 03 Nov 2011, 09:39

Paulus escribió:Bien, hoy me meto con la aventura lunar, comenzando por Objetivo: la Luna.
... Continuará, claro.
aplauso_ aplauso_ aplauso_ aplauso_ aplauso_

Responder

Volver a “Objetivo: La Luna”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado