Studios Hergé: Entrevista a Jacques Martin

Apartado para escribir temas relacionados con Hergé.

Moderador: pedrorey

Responder
Avatar de Usuario
Manuel Ramón
Oliveira da Figueira (Rango 27º)
Oliveira da Figueira (Rango 27º)
Mensajes: 643
Registrado: 29 Abr 2007, 12:17
Ubicación: Málaga (España)

Studios Hergé: Entrevista a Jacques Martin

Mensaje por Manuel Ramón » 19 Nov 2015, 15:54

Hola amigos:

He estado un tiempo traduciendo al español la entrevista que concedió Jacques Martin al Nº15 de la Revista Bodoï en 1999.

Espero que la disfruteis y cada uno saque sus propias ideas.


¿Cuándo y cómo el personaje de Tintín hace irrupción en su vida?

Era 1931, en Chatenay-Malabry, yo tenía diez años. Dirigiéndome a una lección de piano yo escuché de repente en mi camino: “¡Atención Tintín!”. Aquello venía de una sala donde se proyectaba una película de imágenes fijas comentada por un presentador, sacadas de Tintín en el Congo. Yo literalmente flipé después de aquello.

¿Fue Tintín la chispa para el inicio de su carrera?

No, yo estaba ya entusiasmado por Bustar Brown, pero muy poco por los Pieds Nickelés, y ya yo quería convertirme en historietista. Era evidente que Hergé tenía una clase netamente superior. Estaba también la página de Tintín en “Coeur Vaillant”, y yo encontré una simbiosis formidable, incluso excepcional, entre el relato y el dibujo, lo que hacía que el resultado fuera bueno.

Además de esta simbiosis, ¿cuáles eran para usted las específicas cualidades del dibujo de Hergé?

Se podía encontrar un formidable sentido del movimiento, era dinámico y al mismo tiempo apasionante, yo estaba subyugado. Las historias de Hergé me parecían muy bien estructuradas, y no había ningún falso pretexto, decorados hechos aprisa y corriendo o sin significado, tampoco nada que fuera simple relleno. Era gráficamente perfecto, nítido y correcto.

¿Puede citar una escena cómo referencia?

Sí. Hay en “La oreja rota”, una secuencia donde un coche llega por un lado y cruza a toda velocidad un tren que llega igualmente a toda velocidad por otro. El resultado con respecto a la velocidad es prodigioso, es una escena antológica por su sentido de la animación, incluso para un cineasta. Si Spielberg, que no es estúpido, está en un momento dado, interesado en Tintín, es que ha encontrado en él un verdadero arquetipo.

¿Cuándo comenzó a trabajar con Hergé?

Muy pronto, (con Alix en el 48) para la revista “Tintín”, pero al principio, Hergé no quería mi personaje. A continuación el cambió de opinión ya que me propuso cuatro años más tarde colaborar con él en sus estudios donde formé parte de la segunda generación de autores de “Tintín”, siendo la primera la de Jacobs, Laudy y Cuvelier.


Usted desembarcó en los Estudios Hergé en el 54, ¿Cuál es el porqué de haber esperado?

Principalmente porque no me gusta el sistema salarial: la creación no va bien con este procedimiento. Yo tengo hoy desde luego una decena de colaboradores, pero yo le aseguro que no hay ningún Estudio Martin. Ellos están bajo contrato con los editores y conmigo mismo pero trabajan todos en sus casas.


¿En qué contexto llegó hasta Hergé?

El buscaba un guionista. Yo estaba realizando “La gran amenaza” cuando él se puso en contacto conmigo por primera vez. Di mi aprobación en 1954, bajo ciertas condiciones de autonomía y de libertad, para que se dirigieran los estudios de cierta manera. Allí pude realizar siete álbumes de Alix y tres de Lefranc.


¿Estaba descrito todo en el contrato?

Pues claro que sí, yo debía ayudar a Hergé para la elaboración de las historias y yo colaboré también en los dibujos…….(ilegible)…..era yo quien vestía e incluso le daba el pulido a todos los personajes. Con el paso del tiempo, Hergé trabajaba cada vez menos y al final, el corregía un poco. ¡Esto es evidente!, en la actualidad yo tengo aun trabajando cuatro personas del viejo estudio que han vivido esto mismo y me hablan a menudo de ello.


Así pues, Tintín no se reducía a Hergé

Así es, Hergé, presionado por el trabajo, nunca dibujó solo. Por ejemplo, es con Jacobs, en 1945, durante la guerra, cuando aparecen los decorados más detallados. Cantante de ópera, Jacobs dibujaba objetos, cuartos de baño, dormitorios para catálogos de grandes almacenes. Hergé lo conoció en un cocktail y lo encontró al momento muy simpático y truculento. En seguida, él sirvió como modelo para animar al capitán Haddock y lo contrató como decorista. Jacobs rehízo entonces algunos álbumes, entre los cuales “El loto azul”, y los adaptó con la visión de los años cuarenta. En esa misma época el gran hallazgo de Casterman serán los álbumes en color. Jacobs perfeccionó también allí donde había solo dos trazos para representar una acera y solo algunos ladrillos para representar un muro, aparecen entonces tejas estropeadas, árboles creibles, en resumen, decorados mucho mejor elaborados. De esta manera Jacobs hizo caer en la trampa a Hergé con sus decorados sofisticados ya que, desde entonces, el público se acostumbró a esto y lo volvía a pedir.


Entre un avión hecho por Hergé en 1935 y el de Vuelo 714 para Sydney, ¡hay de hecho más que una evolución!

Si, esto ya no era pura comedia y los álbumes evolucionaban hacia un súper-realismo. Por ejemplo, el último avión de la serie se debe a Roger Leloup, un especialista en modelos reducidos, el técnico del equipo, que yo llevé a los estudios. Sin embargo este avión ya no es de Hergé sino de Leloup. Antes, Hergé concebía los aviones y los coches que él ilustraba, un poco a la manera de Disney, ¡bastante al revés!, sin embargo, el dibujaba bomberos belgas en Escocía, y ¡A veces era un poco cualquier cosa!. Nosotros hemos rehecho todo, Bob de Moor y yo, lo que le incitó además a dibujar cada vez menos.


Usted ha admitido, sin embargo, que nunca discutió sus consignas

Desde luego, yo no discutía jamás sus comentarios sobre el dibujo. El los encontraba sin embargo un poco postizos, falsos, y hacía que los volviera a trabajar sin precisar el porqué. Yo cambiaba detalles, pero esto no convenía siempre, hasta el momento en que el me soltaba: “Eh, bien, aquí está, ya lo tienes, es el cuello lo que no estaba bien”,… ¡yo habría sido feliz si el me lo hace saber antes!....pero él no daba jamás directrices bien definidas. ¡Su método para enseñar a alguien a nadar era tirar al aprendiz al agua!, yo, sin embargo, a mis colaboradores los sujetaría con una cuerda.
A Bob de Moor, que pretendía en una ocasión tener derecho a ocho días de vacaciones, Hergé le respondió: “¿Cómo?, nadie tiene derechos aquí, se tienen obligaciones”. Era una forma de paternalismo bastante estricta….


Usted se atribuye una parte importante en la creación de varios álbumes, entre los cuales estaría “El asunto tornasol”, “Las joyas de la castafiore”, “Stock de coke”, “Tintin en el Tibet”, “Vuelo 714 para Sidney”, etc…

Y “Las joyas de la Castafiore”, así como el último Jo et Zette que prácticamente hice yo todo solo. De hecho, Hergé me declaró lisa y llanamente un día de depre: “Odio a Tintín”. En aquel momento, el personaje se había convertido, para él, en una coacción, en un castigo, y también, el atravesaba un periodo sentimental. Desgraciadamente, ya no tenía ganas de estar allí. El ya solo se interesaba por la pintura moderna y ya no tenía necesidad de trabajar. Todo esto era muy paralizante. Como yo cobraba el 1% de los beneficios de la sociedad, conocía los beneficios, y puedo asegurar que estos eran muy desahogados.


¿Hace falta dar al César lo que es suyo?

Al fin, el hacía pequeños croquis, un montón de borradores, pero la puesta a punto de los dibujos definitivos, al 70%, era mía. Hergé tenía la capacidad de reflexionar sobre las ideas de otros, siendo su problema el encontrar la idea básica. En los últimos años, el ideaba menos bien los gags. Por ejemplo, la escena del esparadrapo en “El asunto Tornasol” es una idea mía, es bien conocido. Cuando Haddock pide un calzador al Gran Lama, es también una idea mía. El criticaba, corregía la nariz, la boca de los personajes y ¡todo era muy a menudo! A veces, el retrasaba todo, como en “Las joyas de la Castafiore”, donde De Moor había dibujado una ventana donde Tintín debía inclinarse. Hergé debía entonces añadir su pequeño toque, pero durante un mes, ¡el guardó la página en su cajón!, luego, pasamos males perros para convencerle a sacarla…El también poseía la capacidad de no tomar nunca decisiones, de poner los documentos urgentes al fondo de un cajón diciendo que será mucho menos urgente en tres semanas.


¿Cómo era el ambiente, en aquella época, en el 162 de la Avenida Louise?

Mis colegas, forzados por las circunstancias, habían cogido una mentalidad de empleados que yo nunca tuve. Por lo que a mí concierne, yo tenía obligaciones que ellos no tenían, dado que yo continuaba paralelamente con mis propias historietas que aparecían periódicamente todas las semanas en la revista “Tintín”. Yo fui formado en la dura escuela de tener que publicar semanalmente, lo que era también una suerte. De hecho, al principio, todos los miércoles, tenía que llevar al correo mi lámina coloreada a las dos o tres de la mañana, la cual aparecía publicada el miércoles siguiente y empezaba enseguida la posterior.


Así pues usted montó un cirio…

Desde luego, y yo era el único en decirle las verdades a Hergé, a veces era el único para contestarle, además yo le parecía “irritante”. En los estudios, yo fui siempre un hombre aparte, un tipo apartado de la línea a seguir. Esto acabó por provocar problemas con algunos colaboradores. Ellos realizaban Tintín a un ritmo muy, muy lento. Con el paso del tiempo, esto fue de mal en peor. A partir de 1960 o 1965 aproximadamente ya no se salía claramente del problema: en esa época, yo ya no conseguí que trabajaran las coloristas, las cuales tomaban las láminas que tenían que colorear diciendo: “¿qué?, ¿todavía queda el coloreado?. Entonces puse a Hergé en guardia.


En razón al Estudio, ¡se diría que usted habla de un taller de confección!

¡No me creería si le digo que estas damas hacían punto delante de las páginas que tenían que colorear! Se había convertido en algo completamente surrealista y paralizante. A todos los periodistas que pasaban por los estudios se les hizo caer en la trampa. Esto es lo que hizo resaltar a la famosa lámina falsa cuya historia usted seguramente conoce.


No

Un periodista de Zurich llegó, un día, a los estudios mientras que Hergé estaba de viaje en Italia. Se había enterado que nosotros preparábamos un nuevo Tintín….era una fantasmada desde luego….Entonces, con Bob de Moor, dedicado a los decorados, se decidió gastar una broma, un chiste, una página falsa. Llegado ya a Bruselas, el periodista tomo una foto de ella, la encontró formidable y luego la hizo publicar completa bajo el título: “¡La nueva historia de Tintín!”. A su vuelta, Hergé encontró la revista sobre su mesa y le escuche decir…”Ah, ¡caray!”. Luego, ni una palabra durante tres semanas. Mientras tanto, yo dejé la página en casa de mi abogado. Un día, Hergé me preguntó: “Esta página, ¿cuándo me la das?”, yo le respondí: “En seguida si la quieres, con la condición de que me garantices por escrito no destruirla jamás”. Este juego duró dos años. Sin embargo, ¡el nunca cumplió su promesa y yo me marché más tarde con el dibujo!. Hoy, esta página está aún en mi poder. El problema era que, a menos hacía él, más álbumes de Tintín se vendían.


¿Usted quería, en cierto modo, agitarlo?

Si, había algo de eso, pero era difícil porque Hergé, en aquella época, consideraba que todo era debido a él y que él era el más grande, el más importante. Después de la separación de su primera mujer, él estaba de buen tono de elogiar esto sin cesar, y él aceptaba estos encerados de bota a sí mismo, escuchándolos en su postura clásica, sentado en un pico de la mesa con los brazos cruzados. A partir de esta época, él vivió como en una burbuja y perdió bastante rápido el sentido de la realidad, además, el soportó mal el éxito de Astérix, y hacía 1967-68, en pleno boom del personaje de Goscinny y Uderzo, leyó un artículo periodístico que comenzaba por…”Antes, Tintin”….refiriéndose al éxito del pequeño galo. Enseguida, tocado en la herida, soltó: ”¿Cómo? ¡yo sí que les voy a dar antes!”. Y mirándome dijo: “Mañana comenzamos el nuevo Tintín”. Esto dio lugar a “Vuelo 714 para Sidney”.


¿Es Astérix quien hizo volver a arrancar a Tintín?

Totalmente, Goscinny y Uderzo habían encontrado una fórmula excelente que consistía en jugar a ser humoristas sobre el papel. Ellos han hecho reír a los franceses con chistes picantes. Los puñetazos en la cara que hacen enviar al romano a 20 metros de altura, desahoga a la gente y los venga de su capataz irascible, de su tiñoso director o de su incapaz contable. Con este procedimiento, es el lector el que da virtualmente el puñetazo. Aparte de esto, y por lo que a mí concierne, me he entendido siempre muy bien con Albert Uderzo y René Goscinny, que han sido siempre amigos sobresalientes.


¿Por qué dejaste los estudios Hergé?

Hergé, iba a más, y encontraba sutil dividir para mejor reinar, lo que correspondía además a su carácter, y después de 1965, tomé cierta distancia con respecto a él. Por otro lado, cobrando la mitad de lo que yo rendía en los estudios, llegado el momento, pedí que esto cambiara. Hergé, entonces, me respondió: “Es prematuro”. Un día le di mi preaviso. Entonces, el me exigió dinero, mi semestre de beneficios que tuve que pagar.


En el plano de las ideas, ¿Estaban en la misma onda?

Era un hombre listo, reflexivo, calculador, pero era posible discutir con él tanto de Canaletto como sobre Michel Sardou. Queda, sin embargo, que mis conversaciones con él fueron a veces políticamente difíciles, pero tuvimos la inteligencia y la destreza de jamás herirnos mutuamente. Él era muy revisionista - ese no es mi caso -, puesto que yo viví tres años en Alemania y sabía de lo que hablaba. Nosotros evitamos siempre cuidadosamente temas de este tipo. Pero la mayoría de sus amigos tenían un pasado bien definido.


¿Qué piensa de las obras biográficas aparecidas después de su muerte?

El libro de Assouline está muy bien hecho y sin embargo el autor ha sido bastante amable, sobre todo aquello que concierne al periodo de la guerra. Desde entonces, está convencido que los herederos han estado furiosos con la lectura del libro. Pero ¿Quién dio entonces los documentos al escritor? Por cierto, a él se le solicito escribir este libro, cosa que aceptó con la condición de tener acceso a todos los documentos. Es decir, ¡los sucesores no habían leído esto! Así, los que han querido hacer de Hergé un arcángel han quedado sorprendidos de lo que contenían sus archivos.


¿Nos habla de Van Melkebeke?

Es efectivamente un personaje que aparece en el libro de Assouline. Durante la guerra, él trabajó en todos los guiones de Hergé, a partir de “La estrella misteriosa”. Este personaje formaba antes parte del periódico “El siglo XX” de Bruselas, junto con el hombre político Léon Degrelle, que se ocupaba de la publicidad, y Hergé, que estaba a cargo de las crónicas diarias y que también dibujaba a Tintín. Melkebeke era entonces un cronista de la vida política belga. Después de la ocupación alemana, Hergé se pasó al periódico “La tarde”, un título literalmente robado a sus propietarios por los colaboradores de la época. Van Melkebeke firmó allí de nuevo artículos políticos francamente pro-alemanes. Pero la liberación llegó, Hergé fue acosado durante un tiempo y se le prohibió hacer publicaciones. En aquel momento, Raymond Leblanc, gran resistente, lo sacó de este mal paso, así como a Van Melkebeke, golpeado por la prohibición de no poder hacer publicaciones durante doce años. Raymond Leblanc contrató entonces a este último como redactor jefe de la revista “Tintín”, sin que el apareciera oficialmente. Sin embargo, un diputado comunista belga pronto alzó la voz en la Cámara de Diputados y Raymond Leblanc tuvo que cambiar de redactor jefe. Como a Edgar P. Jacobs le costaba entonces componer su “Espadón”, Raymond Leblanc le agrego, ¡Y resulta que el “Espadón” fue genial con ello!


¿Cómo explica que tantos colaboradores hayan estado así ocultos?

La Fundación Hergé, desde luego, lo cubrió todo bien y prácticamente borró a todos los viejos colaboradores del maestro. Además los derechos de autor sobre la propiedad de algunas páginas no se han resuelto todavía, y yo reflexiono sobre ello. ¿Habrá quizás algún día un problema con respecto a este tema? El futuro nos lo dirá.


Usted dice, por otra parte, que después de la muerte de Hergé, Bob de Moor quería continuar Tintín al lado suyo.

Bob de Moor esperó hasta el final. Bob pensaba que los Estudios Hergé no podrían dejar pasar novedades si ellos querían continuar, ni pasar de nosotros, ¡Puesto que Hergé nos consideraba indispensables tanto a él como a mí! Desde luego, yo se lo había dicho: están demasiado seguros de ellos mismos. Pero lo que es bastante discutible en este asunto, es que los estudios le han hecho creer hasta el final que él podría continuar el personaje de Tintín. Desde luego, él no está muerto por eso, el desapareció a causa de un cáncer derivado del tabaco, pero esto no ha arreglado las cosas. Uno de sus hijos me lo ha confirmado. Es necesario decir que Bob de Moor se unió a los estudios muy joven, en 1951. Su obra personal ha sido un poco olvidada y sin embargo el efectuó todos los trabajos ingratos de los estudios, y con talento. Una parte del éxito de Tintín se debe a él.


¿Teníais proyectos de aventuras de Tintín en vuestras cajas?

Sí, yo había pensado en un argumento que se desarrollaría en los hielos de Spitzberg. Tornasol captaba un S.O.S, débil, y tras descifrarlo, el amigo de Tintín se daría cuenta que el mensaje era emitido por una pequeña expedición de exploradores que habían partido con esquíes llevar a buen término la travesía por el polo. Después de haber comido conservas estropeadas, contrajeron el botulismo, una enfermedad mortal. Personalmente yo sabía lo que era, ya que yo lo tuve. Si no se ingiere rápidamente un medicamento, la strichnina, la muerte no queda muy lejos…Tintín advertía entonces de los montones de gente, que se enfrentaban a la dejadez de algunos organismos, luego, por fin, se lanza a la aventura solo, como de costumbre….


¿Hergé rechazó este guión?

Sí y no. El dudó, luego lo volvió a rechazar puesto que no podía colar allí a la Castafiore y a Hernández y Fernández, y yo le había propuesto un flash-back, pero no le gustaba esta fórmula. De hecho, yo creo que estos pretextos escondían su voluntad de no llevar a cabo nada.


¿Qué contestaría si los herederos le solicitarían con vistas a continuar las aventuras de Tintín?

Hasta ahora, no me han pedido nada, pero en caso contrario, yo lo pensaría. El tema es que tengo mucho trabajo, a mi parecer es una hipótesis en la que ellos no piensan. Con este propósito, un quebequense tuvo la audacia de acabar “El arte alfa” y de publicarlo con cargo a sus propios gastos, y a color. Le han reprendido, evidentemente, y está aborrecido por los sucesores de Hergé según tengo entendido. Habiendo visto su trabajo, yo le aconsejé que dejara el tema puesto que el perdía el tiempo. La fundación no aprecia ni a los autores ni a los colaboradores, y los considera como personas a olvidar.

¿Nunca se econtró a Fanny y a Nick Rodwell?

Si, a Fanny, fui yo quien hizo que los estudios la contrataran en 1954. En cuanto a su esposo, nunca me lo encontré.

¿Ha vuelto desde entonces a los estudios Hergé?

Una vez, invitado por Alain Baran. Encontré los locales tristes, un poco como un museo que se viene a visitar, sin embargo, este lugar ya no tenía nada que ver con las oficinas que yo conocí.


Uno de nuestros antiguos primeros ministros ha considerado recientemente que François Miterrand no era honesto. ¿Diría usted hoy día lo mismo de Hergé?

Mi respuesta va a ser otra: intrínsecamente, era un hombre honesto que no era de los que birlaban, sin embargo moralmente, no era correcto de una forma perfecta. Había en él un lado oportunista, en el fondo egoísta y egocéntrico, cubierto con la sensación de ser el mejor y el más fuerte. Pero era muy inteligente, cultivado y dotado de un humor muy fino.


Sin embargo, ¿Se presenta usted como su testamentario?

En cierto modo. En febrero de 1983, cuando Hergé estaba muy enfermo en el Hospital de Bruselas, su primo vino a verme. Él me dijo: “yo no sé lo que le prometió a mi pariente, pero él me ha pedido que viniera a verle para recordarle esa promesa”. Yo le respondí entonces: “contad conmigo, además eso corresponde mucho tanto a mi opinión como a mi decisión”.


Pero ¿Cuál era, entonces, esa promesa?

Hergé se sentía discutido y atacado incluso en el seno de su propia editorial. Un día, él me había denunciado esto: “Hay gente que nos odia y que están destruyendo todo lo que hemos hecho. Tú eres el único capaz de defender nuestra obra, ¡Sé el guardián del templo!”. Esa fue exactamente su expresión. En la actualidad, yo soy, sin duda, el dibujante antiguo más viejo en activo, pero mientras yo esté al tanto, yo defenderé nuestro trabajo con rigor. Eso está asegurado.



Es verdad que usted se presenta como “uno de los últimos defensores del género que el ilustró”

Si, y yo mismo fui también atacado como estando obsoleto, por los que yo he llamado “los modernistas”, a menudo belicosos y agresivos, sobre todo cuando ellos la toman con sus predecesores. Sin embargo, nosotros mismos jamás nos hemos practicado esa discriminación, en particular con creadores como Saint-Ogan (Zig y Puce) o incluso Forton, para nosotros eran referencias. Desgraciadamente, algunos autores jóvenes soy demasiado propensos hoy a vilipendiar mis obras. Esto supera a menudo la pelea entre los “antiguos alumnos” y los modernos y si ellos no tienen suficiente talento para imponerse por ellos mismos, son personas que no tienen nada que hacer en esta profesión.


¿No es esa famosa “línea clara” la que traza una frontera?

No, estos individuos también detestan todo lo que a sus ojos es “clásico”, Astérix en cabeza. Sin embargo, si muchos editores han podido darles trabajo, era justo porque Astérix estaba allí, ellos no tienen incluso el agradecimiento “de poder comer”, y pretenden que los comics clásicos han pasado a la historia, pero los hechos demuestran lo contrario: el éxito de Picasso no despidió a Rembrant a las profundidades del olvido.


¿Qué piensa usted de la expresión “línea clara”?

No tiene significado aunque se le haya atribuido este estilo a Hergé. En 1958, en la ORTF, yo había dicho que había dos escuelas, en dos palabras, una, la de Bruselas y la otra, la de Charleroi, una trabajando con pluma y otra con pincel. En seguida, las bromas han llovido, sin embargo la definición se ha mantenido durante 25 años. En la actualidad esta expresión solamente designa a los dibujantes que trabajan sin colocar sombreados.


Pero, ¿Quiénes son pues estos contestatarios?

Algunos grupos de influencia, de los cuales, el más representativo han sido “los turiferarios”. Este último ha vilipendiado mucho lo que representábamos, Hergé y yo, y procurar desestabilizarnos. El resultado de todo esto es que se le ha escuchado a un redactor jefe decir a los autores: “Haced la no historia”. Desde entonces, se ha tenido eso, y esto ha dado lugar a la “no venta”. En cuanto a la historieta clásica, ha sido marginada: en Casterman durante más de veinte años. Ha habido engaño, abuso, incluso falsificación sobre el éxito y hoy todo este edificio se desploma. Ahí está el resultado.


¿Ha sufrido usted una injusticia?

Casterman ocultó a Alix durante veinte años, rechazando toda promoción, ¡apenas algunas garantías de difusión! Yo he vivido mal esto, ya que era escandaloso. Durante este periodo, Casterman no me invitó una sola vez, oficialmente, a Angoulême ya que no era representativo de la sociedad como los responsables lo proclamaban.


Usted ha realizado, sin embargo, para la revista “À suivre” un extraño “Homenaje a Hergé”

No tan extraño como esto. En este caso, Casterman me pidió este homenaje que ha sido de hecho el más apreciado de los lectores, esto incluso en las páginas de una revista donde no se le quería. Hergé no apreciaba a Rastapopoulos, sin embargo el representó una parte de él mismo, un aspecto, ya que cada uno se traiciona siempre en sus dibujos o en sus escritos.


¿Cuál es vuestro álbum preferido en la serie de álbumes de Tintín?

“La oreja rota”. Hay todo lo que me gusta. Los lectores ya no están acostumbrados quizás, pero el da testimonio en esta historia de 17 o 8 imágenes por página, lo que ha proporcionado un argumento coherente, quizás demasiado denso, además en dibujo animado se sacarían dos episodios.


Si usted realiza una obra con Alix, ¿cómo calificar el trabajo de Hergé en Tintín?

Me es imposible pronunciarme. Hay sin embargo una diferencia ya que yo tengo sucesores y Alix, siendo didáctico, son los profesores y el público quienes han salvado la serie del “armario empotrado” en el cual algunos han querido encerrarla. Ocurre sin embargo durante las dedicatorias que los padres vienen a verme con los niños de dos años llamados Alix. Ahora bien, yo no creo que ocurra lo mismo con Tintín. Todo el mundo parece asombrado del éxito de Alix después de cincuenta años, pero nadie trata de comprenderlo. Un éxito como este se construye en profundidad. Una carrera se construye entre quince y veinticinco años, luego algunos quieren vivir de sus logros.


¿Piensa, así pues, que el espíritu de Tintín tiene sus límites?

En adelante, cuando una serie no tiene novedades, las ventas descienden automáticamente. El público espera un nuevo álbum aproximadamente cada dos años sino los resultados flaquean. Es lo que pasa en la actualidad con Tintín. Sin esto habría veintiocho álbumes. Durante años ha habido montones de proyectos promocionales, que digo, chanchullos, para mantener las cifras, pero eso no ha mantenido nada, no ha hecho sino frenar.


En definitiva, puede parecer que Hergé le debe más a usted que lo que usted le debe

No, esta colaboración fue equilibrada. El admiraba lo que yo dibujaba, me decía de vez en cuando que yo era muy bueno para dibujar las manos, por ejemplo, en algunas posturas, y yo valoro que él me aportó el lujo y la comodidad de sus medios en los Estudios.
Última edición por Manuel Ramón el 02 Abr 2017, 15:03, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Bigtwin1000
Hernández y Fernández (Rango 37º)
Hernández y Fernández (Rango 37º)
Mensajes: 4867
Registrado: 07 Jul 2007, 22:44
Ubicación: El carguero Karaboudjan

Re: Studios Hergé: Entrevista a Jacques Martin

Mensaje por Bigtwin1000 » 19 Nov 2015, 21:54

Muchas gracias bien_:

Avatar de Usuario
nowhereman
Allan Thompson (Rango 32º)
Allan Thompson (Rango 32º)
Mensajes: 1485
Registrado: 27 Abr 2010, 11:18
Ubicación: nowhereland

Re: Studios Hergé: Entrevista a Jacques Martin

Mensaje por nowhereman » 20 Nov 2015, 09:19

Si, muchas gracias, Manuel Ramón bien_:

amigos_
Life is what happens to you while you're busy making other plans
Dr. Winston O'Boogie
((ºJº))

Avatar de Usuario
Manuel Ramón
Oliveira da Figueira (Rango 27º)
Oliveira da Figueira (Rango 27º)
Mensajes: 643
Registrado: 29 Abr 2007, 12:17
Ubicación: Málaga (España)

Re: Studios Hergé: Entrevista a Jacques Martin

Mensaje por Manuel Ramón » 20 Nov 2015, 11:00

De nada, como veis Jacques Martin da una de cal y otra de arena. Era muy importante en los estudios pero sinceramente se lo tiene un poco creído. Con respecto a "La isla negra",yo no creo que Hergé dejara que un clásico suyo fuera "completamente" rehecho por sus dos colaboradores sin hacer el absolutamente nada, simplemente por cuestión de orgullo ya que sustituiría definitivamente al anterior que si era prácticamente suyo. Por lo cual, se pasa un poco. En la cronología no aparecen los crayonnés de "La isla negra", pero es que tampoco aparecen en el tomo anterior los de "Los cigarros del faraón" y hablamos de 1954.

saludo_

Avatar de Usuario
Hadoque
Alonso Pérez (Rango 22º)
Alonso Pérez (Rango 22º)
Mensajes: 416
Registrado: 10 Jul 2011, 10:09

Re: Studios Hergé: Entrevista a Jacques Martin

Mensaje por Hadoque » 20 Nov 2015, 16:31

Gracias Manuel Ramón. Estoy muy de acuerdo con esta apreciación que haces:
Manuel Ramón escribió:De nada, como veis Jacques Martin da una de cal y otra de arena. Era muy importante en los estudios pero sinceramente se lo tiene un poco creído. Con respecto a "La isla negra",yo no creo que Hergé dejara que un clásico suyo fuera "completamente" rehecho por sus dos colaboradores sin hacer el absolutamente nada, simplemente por cuestión de orgullo ya que sustituiría definitivamente al anterior que si era prácticamente suyo. Por lo cual, se pasa un poco. En la cronología no aparecen los crayonnés de "La isla negra", pero es que tampoco aparecen en el tomo anterior los de "Los cigarros del faraón" y hablamos de 1954.
Hasta qué punto pesaron y no, solo lo sabían realmente ellos, pero leyendo declaraciones de Martin o Bob de Moor yo tengo un poco esa misma sensación. Vale que Hergé ninguneó todo lo que pudo a sus colaboradores, pero ¿no se querrán colgar ellos a posteriori más medallas de las que les corresponden?
¡Mil millones de naufragios!

Avatar de Usuario
Manuel Ramón
Oliveira da Figueira (Rango 27º)
Oliveira da Figueira (Rango 27º)
Mensajes: 643
Registrado: 29 Abr 2007, 12:17
Ubicación: Málaga (España)

Re: Studios Hergé: Entrevista a Jacques Martin

Mensaje por Manuel Ramón » 20 Nov 2015, 19:30

Así es.

Un saludo

saludo_

Avatar de Usuario
Chester
Bianca Castafiore (Rango 33º)
Bianca Castafiore (Rango 33º)
Mensajes: 1635
Registrado: 11 Abr 2007, 17:37
Ubicación: Gran Canaria
Contactar:

Re: Studios Hergé: Entrevista a Jacques Martin

Mensaje por Chester » 23 Nov 2015, 01:12

Al leer este post me pareció haber vuelto a los años dorados de este foro. Muchas gracias Manuel Ramón. bien_:

Hasta pronto
¡Fidji…! ¡Fidji…! ¡Fidji…! ¡Buldú, buldú, buldú! ¡Aya, aya, ayayaaa!

Avatar de Usuario
Manuel Ramón
Oliveira da Figueira (Rango 27º)
Oliveira da Figueira (Rango 27º)
Mensajes: 643
Registrado: 29 Abr 2007, 12:17
Ubicación: Málaga (España)

Re: Studios Hergé: Entrevista a Jacques Martin

Mensaje por Manuel Ramón » 23 Nov 2015, 10:38

De nada.

saludo_

Avatar de Usuario
Barbarroja
Mik Ezdanitoff (Rango 19º)
Mik Ezdanitoff (Rango 19º)
Mensajes: 304
Registrado: 30 Ene 2014, 09:10

Re: Studios Hergé: Entrevista a Jacques Martin

Mensaje por Barbarroja » 23 Nov 2015, 11:34

Interesante entrevista. Muchas gracias Manuel Ramón. bien_:
¡¡¡SILENCIO CUANDO YO HABLO, MIL MILLONES DE MIL NAUFRAGIOS!!!

Avatar de Usuario
Manuel Ramón
Oliveira da Figueira (Rango 27º)
Oliveira da Figueira (Rango 27º)
Mensajes: 643
Registrado: 29 Abr 2007, 12:17
Ubicación: Málaga (España)

Re: Studios Hergé: Entrevista a Jacques Martin

Mensaje por Manuel Ramón » 23 Nov 2015, 11:51

Gracias.

También me gustaría saber si alguien diverge de lo que dice Martin.

Un saludo.

saludo_

Avatar de Usuario
Bigtwin1000
Hernández y Fernández (Rango 37º)
Hernández y Fernández (Rango 37º)
Mensajes: 4867
Registrado: 07 Jul 2007, 22:44
Ubicación: El carguero Karaboudjan

Re: Studios Hergé: Entrevista a Jacques Martin

Mensaje por Bigtwin1000 » 24 Nov 2015, 12:14

Entiendo que habrá una parte de verdad, pero me temo que muchas cosas estan un poco exageradas... y algunas muy mucho.

Estoy convencido que si esta entrevista se la hacen con Hergé vivo... se lleva una colleja inmediatamente. Creo que Martin es un gran dibujante y "creador de historias" pero como tantos otros que hay muy buenos, y sin endiosar a nadie... Hergé "jugaba en otra liga" (no entendais esto como un desprecio hacia Martin... solo trato de ubicarlo desde mi punto de vista de lector)

Avatar de Usuario
Manuel Ramón
Oliveira da Figueira (Rango 27º)
Oliveira da Figueira (Rango 27º)
Mensajes: 643
Registrado: 29 Abr 2007, 12:17
Ubicación: Málaga (España)

Re: Studios Hergé: Entrevista a Jacques Martin

Mensaje por Manuel Ramón » 24 Nov 2015, 12:32

Yo estoy contigo, alguien ha dicho por ahí que las caras que dibujaba Martin no eran de lo más bonitas y creo que lleva razón, a pesar de, eso sí, ser un extraordinario dibujante. Yo estoy leyendo los primeros Alix y la verdad las caras no me convencen mucho y luego he echado un vistazo a otros más recientes y aún siendo más reales tampoco me convencen.
Sin duda me gusta mucho más Edgar Jacobs, sus caras son más estilo linea clara, no tan definidas como posteriormente sería la de Alix.
Pienso igual que tú, no se hubiera atrevido a hacer esta entrevista estando Hergé vivo. Algunas cosas pues pueden ser verdad y que trabajaba cada vez menos, pero bueno, todo el mundo se cansa de su obra cuando llega un momento, ya no puede hacer más obras de arte, nadie es perfecto.
Pues precisamente porque desde 1965 en adelante tardaba mucho en sacar cosas nuevas, por una simple razón, porque el trabajaba en sus obras, y si trabajaba menos, pues más tardaban en salir. Si todo se lo hubieran dibujado los demás hubiera estado sacando tintines a nivel industrial con el equipo que tenía.

Yo creo que esta claro no?

Un saludo.

saludo_

Avatar de Usuario
Hadoque
Alonso Pérez (Rango 22º)
Alonso Pérez (Rango 22º)
Mensajes: 416
Registrado: 10 Jul 2011, 10:09

Re: Studios Hergé: Entrevista a Jacques Martin

Mensaje por Hadoque » 24 Nov 2015, 15:40

Estoy de acuerdo con Bigtwin y Manuel Ramón. Mi sensación es esa, que él les ninguneaba, sí, pero muerto Hergé ellos se tomaban la revancha colgándose todas las medallas que podían y mas.

De todas maneras una cosa son las caras en Alix y demás y otra cosa lo que hiciera cuando dibujaba "estilo Hergé", porque me viene la cuestión, que tal vez pueda aclarar alguien más ilustrado que yo: ¿Cuánto hay exactamente en la segunda mitad del álbum "El Valle de las Cobras" de Martin y cuánto de Hergé?. Es irónico que el Jo Zette y Jocko "menos Hergé" sea el "mas Tintín".

A mí también Jacobs me parece también un dibujante soberbio, y sin duda alguien que enriqueció mucho Tintín en su época junto a Hergé, aportando también mucho del ambiente folletinesco que tan bien funcionó en los álbumes más "de evasión". Lo que se me atraganta es su estilo narrativo.
¡Mil millones de naufragios!

Avatar de Usuario
Manuel Ramón
Oliveira da Figueira (Rango 27º)
Oliveira da Figueira (Rango 27º)
Mensajes: 643
Registrado: 29 Abr 2007, 12:17
Ubicación: Málaga (España)

Re: Studios Hergé: Entrevista a Jacques Martin

Mensaje por Manuel Ramón » 24 Nov 2015, 16:03

Pues es una dificil pregunta. Ahí incluso puedo darle la razón a Martin ya que estos eran heroes secundarios de Hergé en 1954 y es posible que su contribución fuera prácticamente plena y que sirvió como prueba de entrada en los estudios. Lo que no creo que esto mismo lo hiciera con su álbumes de Tintin.

Y si es el más Tintín de todos es que claramente Martin dibujaba muy bien el "estilo hergé". Eso si que esta claro. Quizás por eso triunfó más personalmente ayudando a Hergé que en su "propio estilo".

saludo_

Avatar de Usuario
nowhereman
Allan Thompson (Rango 32º)
Allan Thompson (Rango 32º)
Mensajes: 1485
Registrado: 27 Abr 2010, 11:18
Ubicación: nowhereland

Re: Studios Hergé: Entrevista a Jacques Martin

Mensaje por nowhereman » 25 Nov 2015, 09:29

Interesante leeros. Siempre es apasionante intentar bucear en qué peso hay a aquí o allá de tal o cual colaborador. Mi preferido sin duda en cuanto a aporte en Tintin es Jacobs. Pero dos cosas opino de la entrevista en sí. La primera es que me da cierto pudor y cierta tristeza el tono (aunque humanamente comprensible) digamos que al menos "poco elegante" de Martin. Máxime como bien dice Bigtwin, por la fecha de la misma. La segunda es que en mi opinión hay algo incuestionable, el genio lo tenía el autor, el resto de consideraciones en este sentido, no dejan de ser para mi, "añadidos". También opino que es un hecho que Hergé no fue tampoco ni mucho menos "elegante", ni en el reconocimiento de su trabajo, ni muchas veces en el trato a sus colaboradores. Algo que sin duda se me hace asimismo muy desagradable.

¡Saludos!
Life is what happens to you while you're busy making other plans
Dr. Winston O'Boogie
((ºJº))

Responder

Volver a “Hergé”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado